Get Adobe Flash player

 Mercedes Chenaut

 

 

 

    El estrambote como microtexto y hasta como microrrelato*
(Estudio del fenómeno en sonetos del poeta Carlos Duguech)

Por Mercedes Chenaut

Fiel a mi idea de que la literatura es patrimonio de todos, sin distinción alguna, por su naturaleza de lenguaje en su modo más expresivo y pleno, me permitiré abrir el juego y acomodar mi discurso para que el presente trabajo sea interesante tanto para especialistas como para no especialistas en la temática que nos convoca a este congreso.

Leer más...

 

NOCHE DE BRUJAS

 

BRUJAS 2

 

 

Después del Malleus Maleficarum

José Manuel Ortiz Soto

Hubo un tiempo en que las brujas no existían para la Iglesia, y aquel que afirmara lo contrario era condenado en esta vida y en la otra. Las brujas de entonces —hombres o mujeres, el género poco importaba— vivían en paz con ellas y con todos. Dentro de su creciente complejidad, el mundo se permitía ser diverso. Sin embargo, hacia el año de 1484, el papa Inocencio VIII tuvo un sueño inquietante: las brujas existían y se preparaban para gobernar. Para contrarrestar la ofensiva del mal, el jerarca de la Iglesia Católica nombró inquisidores a Heinrich Kramer y Jacob Sprengel. El resultado de sus investigaciones y enfrentamientos con las fuerzas demoniacas quedó escrito en el conocido Malleus Maleficarum o Martillo de las brujas. Desde su publicación en 1487 hasta 1520 el oscuro libro se editó 13 veces, lo que vino a demostrar a los inquisidores ―y a los papas subsecuentes― hasta dónde el maligno metía su rabo.

 

 

De: Manual para reconocer brujas modernas.

Leer más...

 

Gerbaldo

 

    

    El regalo de mi padre O Donde el minicuento se siente cómodo

 

Luis Héctor Gerbaldo

 

Cuando era un adolescente, apenas unos trece años, creo, mi padre me enseñó la clave de un truco de cartas con el que siempre nos sorprendía, un juego de magia, por así decirlo, que alguien le había confiado en su niñez. Era un pase de prestidigitación con naipes infalible, dependía de una regla mnemotécnica que debía memorizarse, una suerte de palabras mágicas que ordenaban las cartas hacían posible descubrir las elegidas por la persona que actuaba de público. Lo que tornaba el lance mucho más misterioso, fue que esas palabras eran del vocabulario latino. Al recitarlas para ubicar las cartas, me sentía como un alquimista buscando la piedra filosofal. Un legado que debía guardar, no podía decirlo a nadie. El caso es que con el jueguito me lucí ante mis amigos, no había posibilidad de error, pero claro, la facilidad del delito vuelve al ladrón descuidado. Uno de estos amigos quedó muy sorprendido por el truco, siempre se consideró muy inteligente y no podía permitirse ser tomado de tonto. Quería descifrarlo, me pedía que lo repitiera una y otra vez. Con la reiteración (y un papel y lápiz) acabó descubriendo el método, sin saber la regla pero sí cómo se acomodaban las cartas al completar el cuadro. En definitiva, y para concluir esta parte de mi reflexión, tengo que decir que mi padre me quería matar. (Una de tantas veces, es verdad).

Estoy convencido que los minicuentos y los microcuentos, si vale esta clasificación entre cuentos cortos, cortísimos, muy cortitos, muy cortísimos, se sienten cómodos en antologías colectivas, espacios donde concurren textos de similar clasificación, textos pares nacidos de varios autores, mejor si cultivan distintas herramientas.

No me atrevo a generalizar, mi forma personal de encarar un texto es buscando un desequilibrio que sacuda al lector, tengo poco tiempo, pocas palabras, si quiero su atención debo hacerlo tropezar, que deje de mirar alrededor y vea la historia. Nélida Cañas lo hace en Obediencia:

Miré a mi perra Frida a los ojos y le dije: Ahora mismo me dices todo cuanto sabes. Ella se sentó a mi lado y empezó a hablar.

Lo último que podemos esperar es a ese perro diciendo lo que sabe.

Distinta es la técnica de Patricia Nasello, lo podemos apreciar en Desnivel:

Ella observa cómo el hombre se acerca mirándola con ansias. Para medirlo, le basta. Lo sabe torpe, principiante.

-Va a intentar abordarme- piensa. Y se estremece ante la expectativa: pronto disfrutará una emoción violenta.

El hombre recorre con la vista su silueta, desde la base hasta la cumbre y comienza a escalarla.

Ella, como siempre, espera el error.

Aquí Patricia entrega palabra por palabra, nos deja el trabajo de la construcción. Es necesaria una nueva actitud del lector, esto hace al conjunto de textos lo que la perra de Obediencia, un toque de atención a quien lee.

Cuando trabajo en mis textos, imagino una línea como la que vemos en los monitores que controlan a los pacientes cardíacos, esa línea que parece monótona hasta que un latido hace que salte. La sorpresa, lo inesperado, el sinsentido,

Es una regla, más o menos flexible, que me ayuda en la construcción del relato. Algo que imagino deben seguir todos los microcuentistas, a sabiendas o no. Seguro que no usamos las mismas herramientas, los textos producidos tienen distinto color, no son iguales. Cuando un escritor de cuentos pequeños los agrupa en un libro, sucede aquello que ganó el enojo de mi padre, nos descubren, o graficado nuevamente con el monitor cardiológico, la línea quebrada por el latido se repite con regularidad, una y otra vez. Cinco palabras y saben a dónde vamos, eso produce la pérdida de interés, y la necesidad de dejar el libro por un tiempo. Seguro que le gusta al lector, pero elige leerlo de a poco, con lapsos entre lectura y lectura. Así es que creo que el lugar dónde se siente cómodo el cuento cortísimo es en las antologías colectivas, un espacio que golpea al lector con distintos juegos de cartas, los hacen interesantes, permiten que su atención alcance picos y mesetas, pero en definitiva no tienda a dejarlos.

De aquel truco de cartas que mi padre cuidaba con tanta pasión, y que no supe defender, ya nada queda, la red destruye secretos, existen sitios web que lo comentan, hasta videos donde enseñan el viejo juego adivinatorio. Los minicuentistas debemos cuidarnos también.

Nota: El truco aparece en youtube. Lo busqué para ver el video, quería volver a ser ese partenaire necesario. Me sorprendió uno de los comentarios que se leen al pie: “amigo este truco no se revela ¡Rompiste las reglas! solo se lo tienes que contar a una persona que quieras mucho” Veo que era esa la condición que hizo que mi padre me pasara la posta. Sin saberlo, me causó tristeza ver que lo difundían con video, o por haber fallado a ese cariño, no sé.

 

Luis Héctor Gerbaldo, nació en Córdoba, capital de la provincia homónima argentina en el año 1959. El autor se dedica principalmente al género del relato corto o microcuento y ha publicado en el diario Hoy día Córdoba, de su ciudad y en diversas revistas literarias digitales y de papel. Ha sido seleccionado para participar en una antología de relatos cortos preparada por la editorial Dunken. En 2008 ha sido distinguido con el premio internacional especial al Relato hiperbreve teatralizado, en el concurso patrocinado por la CIINOE, de Garzón Céspedes. Su trabajo se selecciono para ser traducido al italiano e integrar una antología que está en proceso de preparación para ser editada próximamente. Actualmente coordina un taller de escritura creativa en el Centro de Participación Comunal dependiente de la Municipalidad de Córdoba. Es también responsable del blog Canasta de letras que mantiene desde hace algunios años.

 

OPERACIÓN HALLOWEEN

Las señoritas imposibles

 

Estos microrrelatos seriados surgieron en el trabajo colectivo de las Señoritas Imposibles, escritoras chilenas de género negro. Se basan en la noticia divulgada por la prensa en octubre de 2016, que daba cuenta de la Operación Halloween, una ingeniosa acción de la PDI. Así lograron entrar a una población sin enfrentar las agresiones de los vecinos y desbaratar una red de narcotráfico".

Operación Halloween es el título que compendia a todos los seriados.

 Señoritas imposibles

Caravana

Francisca Rodríguez

 

Vamos tocando las bocinas y la gente nos saluda cuando nos ven pasar. Los globos negros y naranja se mueven con el viento. Creía que nos delataría la decoración excesiva pero las telarañas falsas y las calabazas de Jack O´Lantern que cubren nuestros vehículos quedaron perfectos.
La población se abre ante nuestra llegada tal y como lo esperábamos. Los niños descalzos corretean riendo a carcajadas y en medio de la algarabía, por un segundo, olvidamos que lo único que queremos celebrar es el arresto de la banda narco que vive al final de esta calle.

 

 

Policías zombies

Claudia Farah

 

A ver, Rivera, repítame por favor. ¿Que quiere poner qué en los autos de la PDI?
Porque parece que escuché mal, por un momento pensé que quería que autorizara un operativo con vehículos oficiales decorados con globos naranjos y sangre de témpera, conducidos por funcionarios disfrazados de zombies. Pero seguro soy yo quien entendió mal... ¡porque a quién se le va a ocurrir eso!
¿Qué dice? ¿Que por lo mismo no van a sospechar? ¡Ah, mire usted!... Que nos podríamos hacer famosos en entrar en la zona prohibida.
Mire, Rivera, me está gustando la idea...La voy a autorizar. ¿Cuántos zombies le alcanzan para el operativo?
Por último, si no funciona, negamos que fuimos nosotros... Total, nadie nos va a reconocer.

 

 

Redada

Karla Zúñiga

 

Termina de realizar las cuentas del mes; las ganancias son altas como siempre. Es un día tranquilo y sin novedad en la población.
Por eso, cuando entran ellos en su casa ordenando que se tire al piso, se pregunta por qué diablos nadie avisó que venían, cómo lograron ingresar sin ser descubiertos.
Cuando es llevado hacia la calle, ve unas camionetas con telarañas naranjas y negras. Entonces lo sabe.
Los infelices de la PDI aprovecharon que hoy es Halloween.

poli halloween

Monstruos y fantasmas

Lorena Díaz

 

De un golpe rompieron la puerta y entraron a la casa. Mamá sabía que vendrían, pero no le dijo nada a papá, lo dejó solo en el sillón mientras corría conmigo a escondernos bajo la cama. Desde ahí veíamos los zapatos de los hombres ir de un lado a otro. Afuera los disparos. Mamá llora. Intento calmarla diciéndole que no tenga miedo, que son sólo disfraces pero ella me tapa la boca y se queda quieta abrazada a mí. El hombre hace como que no nos ve cuando se agacha, arma en mano, y su mirada nos atraviesa, como si fuéramos fantasmas. Le dispararon a papá. Lo sé porque sus brazos han dejado de forcejear y las suelas de sus zapatos quedan frente a nosotros. Ya tienen lo que buscaban, dice mamá y suspira hondo mientras los hombres se alejan y la baliza ilumina la casa. Afuera las vecinas lloran. Es Halloween en la población y yo no le tengo miedo a los monstruos.

 

 

Dulce o travesura

Gabriela Aguilera

 

"Así hay que decir", le ordenó el jefe, entregándole la pistola.
Una clave, una seña que abría las puertas de un mundo de tinieblas, el callejón y luego la reja de fierro y madera barnizada, el ojo del jefe suspendido en la mirilla.
"Dulce o travesura" y el cliente recibía una cosa o cualquier otra. Polvo con cal, bicarbonato, talco, papelillo, un pájaro origami del bueno y él, vigilante, loro y sapo, el arma tibia en su mano temblorosa.
"Dulce o travesura", escuchó, mientras apuntaba con el arma a una oscuridad amenazadora que se rasgó con la luz de las balizas, globos y telarañas, rodeado de policías, un tiro de ida o de vuelta, entregarse o morir, soldado que arranca sirve pa otra guerra.

 

 

 

NANIM REKACZ 

      TRANSGÉNEROS LITERARIOS

Nanim Rekacz*

 

Deambulaba por los anaqueles de Librería Mágica(1) observando portadas cuando una imagen de sandalias sobre la arena atrajo mi vista por empatía. Leí el título: Temporadas. Una novela en tweets (2). El autor, Stefan Antonmattei (3), no me resultaba conocido y debí pronunciar en voz alta el apellido para aprehenderlo. La curiosidad por develar quién era ese escritor cuya existencia había hasta ese momento permanecido fuera de mi conocimiento, me impulsó a tomar el libro y abrirlo al azar. Así descubrí que estaba subdividido en siete períodos de tiempo/lugar, comenzando en 1963 y terminando en 2013. Cada uno de los 140 capítulos fue redactado en formato de tweet, (un subgénero que me atrae por su densidad significativa), por lo tanto no tiene más de 140 caracteres. A su lado estaba el mismo libro, pero en inglés; tomé la versión en español y fui a la caja, mientras observaba en la contratapa las etiquetas #amistad #parejas #familia #exilio #pánico #muerte #sobrevivir. 

Leer más...

 

MICRORELATOS DE PÍA BARROS

Pía

 

Pía Barros Bravo nació en Melipilla, Chile, en 1956. Ha destacado en el cuento, aunque también ha escrito algunas novelas. Además, ha publicado una treintena de libros-objeto con material literario ilustrado por destacados artistas gráficos chilenos, lo que le ha valido la obtención del Fondart (Fondo Nacional de las Artes) en dos oportunidades. Obtuvo también la Beca de la Fundación Andes, con la que escribió la primera novela de difusión digital en Chile, Lo que ya nos encontró, y la Beca del Escritor, del Consejo Nacional del libro y la lectura.
Dirige los talleres literarios Ergo Sum desde 1976; también es directora de Ediciones Asterión. Sus cuentos han sido publicados en más de treinta antologías. ha publicado los siguientes libros: Miedos transitorios (de a uno, de a dos, de a todos) (1985), A horcajadas (1990), El tono menor del deseo (1991) Astride (1992), Signos bajo la piel (1995), Ropa usada (2000), Lo que ya nos encontró (2001), Los que sobran (2003), Llamadas perdidas (2006), La Grandmother y otros, cuentos (2008), El lugar del otro (2010). Ha obtenido los siguientes premios: Finalista del Premio Altazor (2003) Finalista del Premio Altazor (2008) y Premio Altazor (2011) entre otras numerosas distinciones. 

Leer más...

 

 

MINIFICCIÓN PERUANA

SELECCIÓN ESENCIAL

 Una compilación de Rony Vásquez Guevara

 LIBRO RONY

En el año 2013, Rony Vásquez Guevara uno de los estudiosos más constantes y perseverantes de la minificción en Perú, fundador (entre muchas otras actividades relacionadas con el género) de la Revista Plesiosaurio (Primera revista de ficción breve peruana) realizó un breve pero valioso aporte al estudio del género en la nación hermana.

Ese año, con el sello de Micrópolis (una de las editoriales independientes más prestigiosas de Sudamérica dedicado en exclusiva a la narrativa hiperbreve) vio la luz su MINICCIÓN PERUANA (Selección esencial) que, a pesar de su brevedad es un gigantesco paso en la investigación de la minificción en el Perú.
En el mínimo prólogo, del propio antologador, Vásquez Guevara destaca que «La presente selección de minificciones peruanas pretende mostrar los mejores textos que se han producido en nuestra narrativa» y más adelante subraya «Como en toda selección, siempre resaltan los textos (y escritores) ausentes (pero jamás olvidados)» y deja constancia de que la limitación no se debió a un capricho del compilador sino a las limitaciones de espacio en este tipo de publicaciones.
Lo más destacable es que, contrariamente a lo que han hecho algunos investigadores que también escriben minificción, Vásquez Guevara se autoexcluye de la selección, lo que da a este conjunto de microtextos un valor agregado.
Se publican siete de los textos que eligiera Vásquez Guevara. La selección fue realizada por el equipo de Tardes Amarillas.  

Mariano Cuevas

Leer más...

 
Más artículos...