ENTREVISTA: VERÓNICA VALERIA LEDESMA

Antonio Cruz

Verónica Valeria Ledesma, a fuerza de mucho empuje, mucha dedicación y por supuesto, muchísimo talento, se ha ido ganando un lugar en las artes visuales santiagueñas. Por ello, Tardes Amarillas, siempre atentos a la cultura de nuestra provincia, nos complacemos en presentar esta entrevista en la que la artista nos muestra su personalidad y su camino. 

VERÓNICA VALERIA LEDESMA

1. Puede ser una pegunta muy convencional. ¿Podrías contarnos cómo fueron tus comienzos en el arte pictórico? ¿Fue a muy temprana edad? ¿Cuáles fueron las razones?

R: Desde niña sentía que era diferente quizás un poco introvertida y silenciosa me gustaba crear cosas desde dibujos, pinturas también escribir, me gustaba leer, en mi casa tenía muchos libros ya que mi padre hacia teatro y mi madre le gustaba la literatura. Tenía ediciones de libros y libros ─recuerdo de poesía de diferentes países─ y a mí me gustaba observar las tapas de los libros los dibujos, diseños sus colores y sus mundos.
Llegue a Santiago cuando tenía 5 años, pertenezco a este lugar... es parte de mi...
Si de vocación se habla en el artista o don, capricho de la naturaleza, contexto de vida, seguramente varios factores; en mis comienzos con las dudas de ser escritora o simplemente artista perfilada con alguna redacción o poema
En el ´89 fué mi primer paso por la escuela de arte, con el tiempo y a pesar de los cambios, no me distancié de la biblioteca de mi casa y en los caminos armé mis primeros bastidores, fue donde empecé con una serie de óleos.
Con otras visiones y emprendimientos nuevos decidí estudiar en la UBA nutricionismo como emprendimiento, pero termine estudiando en Campana en la provincia de Buenos Aires, donde estudié Magisterio en Artes Visuales en la Escuela nº 7 "John F. Kennedy". Parte de mi familia estaba allí, donde conocí a grandes maestros como Jorge Proz entre otros. Ahí comencé con mis exposiciones en salas y museos, participé en intervenciones urbanas, dicté talleres de arte para niños en Campana y oficié de guía en el Salón Ronald Nash en algunas oportunidades.
En los trayectos del 97 tuve la oportunidad de conocer a Carpani, a Caloi en unas charlas junto a otros artistas que fueron de paso por ahí con sus historias, fue el inicio de uno de una nueva visión en cuanto a lo que es el arte. Hasta el 2005 hice digital print, después foto digital hasta llegar a uno de mis grandes amores: el video arte.
En experiencias y a la lejanía, pude visualizar la soledad del artista santiagueño, me quedo con la pica, como quien dice y quedo ahí para madurarlo.
Crisis, económica y familiar casi en la conclusión de mi carrera me hicieron partir de vuelta al pago con la desesperanza en el colectivo hacia al norte. En ese viaje conocí a Ernestina Acosta, una escritora jujeña, que venía de la feria del libro en Buenos Aires. Fue un encuentro mágico, quizás vio algún detalle especial en el reflejo de mi cara durante esas horas de diálogo, porque escribió algo que lo guardo como un tesoro. Ella le escribió una carta a una amiga, la decana de la facultad de artes de Tucumán, que posibilitó mi ingreso a esa facultad.
Guardo preciados recuerdos de esas épocas en la práctica taller de grabado con Lía Rojas Paz profesora y alentadora, María de la Paz Rizzo Patrón, pase por el taller de arte conceptual con Marcos Figueroa y por el taller de pintura con Dedé Chambeaud excelente profesora y una inolvidable luchadora por los derechos de la educación. Maria Elena y otros más. En Tucumán también conocí a Pérez Celis, Gusemas, Linares y otros maestros del arte.

2. ¿Qué valor tiene la pintura en tu vida? ¿Qué sientes cada vez que terminas un cuadro?
R. Respecto a la pintura y su fin aun no lo termino de definir; es una constante búsqueda más allá de lo técnico pero si percibo estar en camino sentir que no soy una copia de un arte europeo arraigarme a nuestra cultura desde la más profunda y originara sentir que donde pueda ir los elementos simbólicos o las cosmologías en mis obras son netamente latinoamericanas es un sentimiento como una telera que está creando su manta elaborada sufrida con peso en el cuerpo, pero con un fin de realización en lo auténtico tanto la trama como el nudo...

3. ¿Sentís que tu objetivo en la pintura han sido satisfechos? ¿Qué expectativas tenés para el futuro en el arte?
R: Más que expectativas prefiero la inmediatez de la sorpresa de un encuentro con algo nuevo, arte es cíclico da vueltas, vueltas todo puede suceder y responde a nuestros tiempos ya que feo también es arte.

4. ¿Te sientes una pintora intuitiva o creés que sos un producto de los estudios que realizaste?
R: Soy netamente intuitiva pero si claro... tener las herramientas intelectuales, oficio y la audacia me hace sentir más segura al realizar una obra pero aclaro, estoy en constante investigación la curiosidad es una puerta que me llama siempre. 

5. Dentro de las diferentes escuelas pictóricas que han existido a lo largo de la historia, ¿A cuál crees que perteneces?
R: Tengo cierta atracción por el realismo mágico. Una vez en una expo me presentaron de la escuela de Tucumán por que cursaba UNT pero yo venía de Buenos Aires con grandes maestros de la Prilidiano Pueyrredón. En síntesis, creo que soy producto un mix de saberes de artistas y profesores generosos.

6. ¿Cómo definirías tu técnica?
R: No poseo una técnica definida voy agregando de la pintura a lo digital de digital al vidrio. 

7. ¿Cómo ha influido la pintura en tu forma de ver la vida?
R: El arte me ayudó a contemplar a afinar esa parte humana y social el decir de maneras diferentes de ver, mis encuentros y desencuentros con el mundo. Creo que esta es la gran influencia de la pintura y otros lenguajes. Decir a través de un lenguaje plástico o visual lo no dicho, o lo por decir. 

8. ¿Has participado de salones colectivos y/o individuales? Si así fuera, te agradeceré nos des detalles.
R: Participé en muchos salones, digo salones de los que hay un jurado con dichas, en algunos quede en la puerta con el paquetito de obra. Exposiciones colectivas participé en varias provincias y países pero tuve la experiencia de gestionar para gente que recién se iniciaba en el arte logrando hacer a pulmón más de 35 expos para jóvenes artistas los cuales vemos hoy en constante movimiento.
También he participado de Clínicas, viajes culturales y lo que más me gusta es interactuar con artistas de muchos países enviando por correo las obras llega una carta dice Italia «¡Ay! ¡A ver!» y hasta que abres el sobre es toda una aventura.
Así nos carteamos y recibo obras de pequeño formato de grandes artistas es muy emocionante hubo un propuesta de un artista que decía envíame su shaman. Yo pensé ¡humm que loco! Bueno tenía que hacer 8 dibujos y los envié, al tiempo recibí un libro con ocho dibujos de diferente autores incluida una obra mía ¡ja ja ja! genial ¿no? 

9. ¿Creés que la tarea artística tiene un fin en sí misma?
R: El arte más allá de tener una tarea tiene funciones reales gusten o no. Ideológicas, decorativas, filosóficas, mercantil, pedagógica, política, etc., con la carga que eso conlleva y mucho más.
Creo que la tarea artística tiene un fin en sí misma, si me remonto a la prehistoria el fin entiendo es mágico religioso no hay una intencionalidad decorativa. Va más allá de lo que hoy podamos entender es una conexión con el mas allá desconocido.
La tarea artística siempre va ser comunicar a aquello que es hablado y lo que no podemos decir o se nos es silenciado.

10. ¿El artista... Nace o se hace?
R: Pienso que se nace artista hay cierta sensibilidad, una mirada hacia las cosas, una mirada hacia el detalle, que quizás para otras personas sean desapercibidos.
La pregunta y la capacidad de asombro sumado a la creatividad se va desarrollando ser.
Ser arista es mantener la resistencia a los convencionalismos.es ir contra las estructuras marcadas con un fin. Para pensar y desarrollar la creatividad. La habilidad se puede desarrollar en un apersona pero lo que define es la pregunta. Las incógnitas y decidirse a seguir en la construcción de discursos. 

Muchísimas gracias.