Get Adobe Flash player

 

 

 

    ENTREVISTA: SERGIO ASTORGA 

Verónica Sotelo

Especial para Tardes Amarillas

 

1. Microrrelatos y pinturas... o pinturas y microrrelatos. La imagen y la palabra, una conjunción que por ser frecuente, no deja de ser atractiva ¿Podrías contarnos cómo fueron tus comienzos en el arte?
Me gustan los alumbramientos y los estornudos, por eso no sé decir cuándo comenzó el huevo y el bullicio. Pero lo que sí puedo decir con seguridad es que la lectura ha propiciado todo este entuerto. Recuerdo libros ilustrados, códices o esos bellos libros iluminados con caligrafías y hoja oro, describiendo o acompañando escenas que han sido contadas e imaginadas. Tal vez en ese momento quedé alumbrado; el estornudo vino mucho después. La imagen y la palabra para mí siempre estuvieron y estarán en los libros y su extensión, lo que llamamos realidad. El primer contacto, nunca es académico, por fortuna. Y lo digo no importando que fuera profesor universitario de dibujo durante 12 años. El primer contacto fue íntimo y solitario. Como dice Vallejo: algo que resbala del alma y cae al alma.

2. No es el único caso pero tampoco es muy común que en un solo artista se fundan el cultor de la palabra con el cultor de la imagen. ¿Es algo natural para vos? ¿Qué sientes cada vez que terminas un cuadro o un texto literario?
Los casos son muchos y excitantes. Existe una frontera muy fina entre la línea (dibujo) y la palabra poética. La narrativa, por su extensión y expansión verbal es más difícil que se comuniquen. Por eso la mini ficción o relato breve tienen esa desnudez y perfección, formal y expresiva, al igual que el dibujo y la poesía. Ahora, ya me es natural, como mover la cucharita en el café. Dos herramientas, dos estados de conciencia que están atentos para no estorbarse cuando enero quiere su febrero.
Uno siempre queda tísico y hambriento cuando termina una obra. Por fortuna, el vacío tiende a llenarse, y un bendito olvido aparece para entusiasmarse de nueva cuenta con otro estímulo. 

 FOTO DE SERGIO ASTORGA

3. ¿Sentís que tu objetivo en la pintura y la literatura han sido satisfechos? ¿Qué expectativas tenés para el futuro en el arte?

Esta pregunta me paraliza. El antebrazo cae en un peñasco y de la tierra para abajo el tintero se derrama. Me gusta el movimiento continuo y el contra punto. Uno se queda huérfano de palabra y de mano para responder esa pregunta. Me gusta estar vivo y eso ya es tener arte con futuro.

4. ¿Te sientes un pintor intuitivo o has realizado estudios específicos de pintura?
Para mí la intuición siempre ha sido una forma de conocimiento, de las más profundas y misteriosas. Con ella se llega a encrucijadas, pasillos, corredores insospechados. Para toda actividad artística hay que estudiar. La intuición se basa en conocimiento previo para manifestarse. La sola pataleta o berrinche emocional se acaba pronto y se comienza a autodestruir. Así como para escribir se aconseja escribir, también para dibujar tienes que hacerlo, nada hay sin disciplina. Todo conocimiento artístico, si no es que todo, comienza con la imitación, porque es un acto social. Así que para aprender a escribir o dibujar tienes que estudiar, puede ser en las academias o Universidades o directamente. Tienes que imitar al que más sabe y como siempre hay alguien que sabe más que tú, no dejas de aprender. Lo mismo es para pintar. Cuando admiras a un escritor, buscas sus libros, intentas leerlo al por menor, como construye las frases, como los ambientes, como los personajes, la cadencia, los ritmos y tratas de aprender, lo mismo en la pintura, si gustas de algún creador intentas ver cómo trata la forma, el volumen, la composición, el espacio. Si tienes la fortuna de tener un maestro vivo que te muestre todo ello eres agraciado y podrás encontrar más fácil tu camino de tu intuición.
5. Dentro de las diferentes escuelas pictóricas que han existido a lo largo de la historia... ¿A cuál crees que perteneces?
Pertenezco a los lineales. Es decir, aquellos que su lenguaje es el dibujo y a partir de él, nace el color. Mi trabajo es dibujístico, pertenezco a esa corriente. Todavía me gustan los conceptos de Wölfflin, (crítico de arte suizo del siglo XIX) sobre la diferencia entre lo lineal y lo pictórico. En su concepción yo sería más renacentista que barroco y en mis textos soy al revés, soy más barroco y menos lineal.
6. ¿Cómo definirías tu técnica?
La técnica es una herramienta de trabajo, nunca la técnica por si misma tiene una dimensión artística. Por ejemplo, yo trabajo mucho la acuarela, me gusta su liquidez y el comportamiento que tiene en el papel de algodón, el soporte tiene mucho que ver, si es 100 % algodón o 50 % si es de grano fino o grueso, si el papel es francés, inglés, italiano, si su gramaje es de 180 o 300 gramos, todos estos elementos influyen en el discurrir de una técnica, ahora, la acuarela es una técnica no cubriente, es decir, que se tiene que trabajar del claro al oscuro, esto ya te indica un procedimiento si quieres hacer acuarela, después ya viene tu forma de concebir el dibujo y el domino que tengas de esos procedimientos. Lo mismo pasa con la escritura, por ejemplo si quieres escribir un soneto, lo que primero tienes que saber es que son catorce versos divididos en dos cuartetos y tres tercetos, que el soneto clásico es endecasílabo y que la rima de los cuartetos es igual y la de los tercetos puede variar AABB BBAA CBA ABC y así todas las variables, primero tienes que saber esto, no creo que sólo con la intuición puedas conocer una técnica, y después que sabes todo esto, comienza a escribir lo que necesitas escribir. Lo que quiero decir con toda ésta parrafada es que la literatura y el dibujo son oficios y que después, posiblemente, podamos alcanzar la poesía o la expresión artística. Y no hablemos si escribes a mano, a computador a dedo, con la luz encendida a 45 grados, con un café, con un cigarro y todas las manías que puedas inventar.

7. ¿Qué fue primero en tu vida? ¿La pasión por la imagen o la necesidad de transformar la palabra en textos?
No hay nada extraordinario en todo esto, lo primero fue la lectura, yo soy el producto de mis libros y dibujos que he leído. Poco a poco me di cuenta que lo que no podía expresar con palabras, lo podía hacer con dibujos. Son dos realidades distintas que al final, en medio y al comienzo se van tocando. Lo que cambian son las herramientas y sus alcances. Lo único que ha mudado es que ahora enseño las dos manos sin ocultar ninguna. Perdí el rubor.
8. ¿Qué significa para vos el arte? ¿Cómo ha influido en su vida?
El arte es el filtro, el goteo categórico de lo mejor del ser humano y esa dimensión me gusta y me acerco a su sombra para asombrarme todos los días. Me gusta el sentido ético y estetético como comportamiento. Es decir, la reflexión, y genuflexión al misterio del día a día.

9. ¿Has participado de salones colectivos y/o individuales?
Sí, he participado en salones, saloncitos, almacenes, jardines, museos, lobbies de hoteles, galerías, gallineros, solo o acompañado, donde me dejen colgar un cuadro y exponerme y poder vender mi trabajo ahí estaré. Soy independiente, esto quiere decir, que como los maletillas, tengo que pagar mi toro para torear.

10. ¿Has pintado cuados inspirados en alguno de tus microrrelatos o has escrito textos inspirados en tus cuadros?
Es una simbiosis, que se respetan mutuamente, porque se saben de orígenes y alcances distintos. Para mi dibujar es un acto casi público, como di clases de dibujo muchos años estoy acostumbrado a ser visto y puedo dibujar en los cafés sin problema (formatos pequeños) y con magníficos resultados, en cambio, la escritura para mí es algo más íntimo, necesito silencio y leer en voz alta y leer a mis autores preferidos para que me den el ritmo que busco. Fuera de ello, a veces tengo un texto y voy a mi archivo de dibujos y veo cual puede casar, en otras estoy dibujando y de repente aparece el texto. A veces, ni uno ni otro. Y hay que rumiar todo el día hasta que aparecen. Como en esta entrevista que quería contestar y no podía.

11. ¿Creés que la tarea artística tiene un fin en sí misma?
Por supuesto: rasgar el silencio como fin último me enamora.

12. ¿El artista... Nace o se hace?
Nace y se hace. El hombre deviene en hombre. La biología no hace humanidad. Y el artista deviene en artista. Se va haciendo y a veces queda deformado, contrahecho, así es el Abarrote.

13. ¿Algo más que quieras agregar?
Me gustaría agregar una greguería pero mejor les doy las gracias y espero que las respuestas les dejen pasar una buena amarilla tarde, que por cierto, les cuento, no sé porque asociación libre, cuando conocí Tardes Amarillas, se me vino a la memoria estos versos de Juan Ramón Jiménez:
Estaba echado yo en la tierra, enfrente
del infinito campo de Castilla,
que el otoño envolvía en la amarilla
dulzura de su claro sol poniente.
Muchísimas gracias.

Para ver imágenes de la producción de Sergio haga click Aquí

Sergio Astorga por Sergio Astorga

Soy de México, de su ciudad, y gracias al tezontle -como primera piedra- el rojo comenzó a retumbar entre mis ojos y el cascabel se escucha por los cuatro puntos cardinales. Actualmente radico en Porto, Portugal. He sido artista independiente. Estudié Licenciatura en Comunicación Gráfica en la Escuela Nacional de Artes Plásticas (Antigua Academia de San Carlos). Impartí el taller de Dibujo durante doce años en la UNAM. Y estudie en Letras Hispánicas Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM (no la terminé)
He publicado en suplementos culturales y en revistas tanto textos como dibujos. Gestiono blogs:
Antojos: http://astorgaser.blogspot.pt/ Conversa en el balcão del Abarrote:
http://conversasdelabarrote.blogspot.pt/  Revista Brevilla: http://revistabrevilla.blogspot.pt/

Publicaciones de microficción en Antología La Microbiblioteca, Antología Vamos al circo, Letras de Chile, Microfilia, Antología de Minificción Mexicana, Antología de Cuentos en Frances, Revista Monolio, Libro de oro de Dinosaurio, Máquina de Coser Palabras. Revista Ritmo Imaginación y crítica
Exposiciones: Colectiva Museo Soares dos Reis, Portugal, Portadas de Libro Homenaje a García Ponce, Universidad Veracruzana, Dialogo de Tigres, Lilian Elphick, Sol Camuflado, Indran Amirthanayagam, Confesión Vertical, Cecilia Palma.Confesiones de una chica de rojo, Lilian Elphick. Tu más secreta orilla, Carlos Rodolgo Gonzalez de Alba.