Get Adobe Flash player

VIVIR ES ARRIESGARSE (Gabriel Ramos Zepeda)

Mariano Cuevas

TAPA LIBRO ZEPEDA

Es verdad que en las redes, publican cotidianamente miles y miles de "microrrelatistas" (o microcuentistas, minificcionistas o como quiera llamárseles) pero siempre me pregunto si todo tiene valor literario. Por supuesto, no haré una cuestión de principios acerca de las características del arte de la palabra escrita en el tercer milenio, pero puedo decir que, más allá de las consideraciones de tipo académicas o críticas, hay autores que gustan más que otros. En todo caso y para evitar malos entendidos, diré mejor que, hay autores que me gustan más que otros y que, contrariamente, muchas (muchísimas veces) descreo de textos que según mi concepto, no pueden ser catalogados como literatura, desde el punto de vista estrictamente conceptual.

No obstante, los escritores siguen multiplicándose como los panes y los peces del evangelio (y esto no es privativo de aquellos que incursionan en el microrrelato).
Por otro lado, además de servir como plataforma de publicación y de difusión de contenidos, si uno tiene suerte y sabe cómo hacerlo, también son un espacio para relacionarnos con escritores de diferentes características y que abordan diferentes géneros. Afortunadamente, esto suele ocurrir con más frecuencia de lo que suele creerse y, de alguna manera, esto termina por ser de gran ayuda.
Pues bien... En una de las redes de mayor predicamento, nuestro director estableció contacto con el escritor mexicano Gabriel Ramos Zepeda, quien además es Psicólogo y Promotor Cultural.
A raíz de las charlas que entablaron cotidianamente en los últimos meses, llegó a poder de Antonio una edición digital del libro "Vivir es arriesgarse" (Editorial La Tinta del Silencio) que se presentó en su formato papel en Librería Icaria de la ciudad de México el pasado 15 de junio.

No abundaré aquí en detalles sobre el canon del microrrelato o sobre las características del género; bastante material circula en las redes como para eximirme de ahondar en el tema y a ese abundante material remito a quienes quieran profundizar en el mismo. Yo limitaré mis palabras al análisis del libro que nos ocupa.

Como ya dije más arriba, hay autores que me gustan más que muchos otros y que por esa razón, según mi opinión, resultan más valiosos. "Vivir es arriesgarse" me ha hecho incorporar a esta lista al autor. Los microtextos de Gabriel Ramos son sencillamente magníficos y leerlos demanda poco tiempo. Entonces: ¿cuál es el secreto de esta obra? Sencillamente en la relectura. Los diferentes capítulos han sido escritos con pericia y eso permite que cada lectura sea diferente.
He repetido hasta el cansancio que escribir microrrelatos no es tarea sencilla si lo que se propone el autor es ganarse un lugar en la verdadera y buena literatura. Ramos Zepeda lo logra merced a su destreza en el arte de cultivar la palabra escrita. Incursiona en los más variados temas con textos que no tienen desperdicio y que están logrados de manera acabada. Probablemente, su mayor logro radique en la capacidad de referirse a las cotidianidades con un excelente uso de la metáfora y de la intertextualidad, condiciones que, como todos los que adherimos a esta forma de literatura sabemos, son prácticamente indispensables para lograr microrrelatos de calidad.
Consecuente con el carácter proteico y con las múltiples posibilidades que nos brinda este tipo de literatura, en su formato papel, el libro se presenta como un acordeón lo que indudablemente le da un sesgo de originalidad y permite una lectura más amena. 

VIVIR ES ARRIEGARSE

Ojalá pronto podamos acceder en Argentina a este tipo de obras que, indudablemente, son producto de las nuevas formas que impone el tercer milenio no solamente a la literatura sino al arte en general.

Título: Vivir es arriesgarse.

Autor: Gabriel Ramos
Colección: Minitauro,
número 8.
Lugar y fecha de edición: Ciudad de México, 2017.
Edición y diseño: © Anaïs Blues y Luis Flores Ramos.
Portada: Ilustración: Ángel Alcántara.
Diseño: Luis Flores.
Formato: Medidas: 5.6 x 8.8 x 61cm., tiene el tamaño de una tarjeta bancaria.
Peso: 50 gramos
Encuadernación: artesanal, papel en forma de acordeón, tapas magnéticas impresas en serigrafía
Tiraje: 250 ejemplares
Páginas: 22 pp.
17 minificciones, semblanza y hoja legal