Get Adobe Flash player

Diecisiete haikus de Matsúo Basho*

Matsúo Basho

  

A este camino
ya nadie lo recorre
salvo el crepúsculo.

 

 Sobre la rama seca

un cuervo se ha posado;
tarde de otoño.

 

A la intemperie,
se va infiltrando el viento
hasta mi alma.

  

Todo está en calma.
Penetra en las rocas
la voz de la cigarra.

 

Aroma del ciruelo,

de repente el sol sale.
Senda del monte.

 

Luna de agosto.

Hasta el portón irrumpe
la marejada.

 

Hoy el rocío

borrará la divisa
de mi sombrero.

 

Los crisantemos

se incorporan, etéreos,
tras el chubasco.

 

Un viejo estanque;

Se zambulle una rana,
El sonido del agua.

 

Visión en sombras.

Llora una anciana sola,
la luna como amiga.

 

Un verde sauce

Gotea sobre el lodo,
en la marea baja.

 

Tregua de vidrio;

el son de las cigarras
taladra rocas.

 

 

Noche de otoño;
en cuervo se ha posado
en ramas secas.

 

Desde hoy el rocío

ha de borrar tu nombre
de mi sombrero.

 

Se oscurece el mar:

gritos de gaviotas,
apenas blancos.

 

En medio del llano

Canta la alondra,
Libre de todo.

 

¡Perlas de estío!

Es todo lo que queda
del sueño de los héroes.

 

 

*Matsúo Basho: Poeta japonés nacido en Ueno, Akasaka, en 1644. Perteneciente a una familia noble, a los 19 años se alejó de su familia para conseguir recursos propios sirviendo como discípulo del jefe samurai Toudou Yoshitada. Algún tiempo después de la muerte de su maestro, fue alumno del gran poeta de la literatura china Kitamura Kinguin, quien lo guió hasta convertirlo en gran maestro de la poesía oriental. En 1675 se trasladó a Edo, actual Tokyo, ingresando al círculo del Haiku, en el cual formaban parte importantes poetas de la época. Adquirió gran fama en el ambiente cultural, logró una buena independencia económica que le permitió trasladar su residencia a las afueras de la ciudad, logrando, en medio de la naturaleza, la tranquilidad e inspiración necesarias para desarrollar su labor poética. Falleció en 1694 víctima de una corta enfermedad.

El material de esta nota fue tomado de diferentes páginas de Internet. Entre las más destacadas, se refiere las siguientes:

http://www.oshogulaab.com/ZEN/TEXTOS/haikus-BASHO.html

http://amediavoz.com/basho.htm de donde también se extrajo la reseña biográfica y  

http://www.elcultural.com/revista/letras/Sendas-de-Oku/34345 de donde se obtuvo la imagen que ilustra la misma.